SUSCRÍBETE A CON FOTOS Y PALABRAS (EL NUEVO HOGAR DE HACER SCRAPBOOKS)

* indicates required

lunes, 15 de agosto de 2011

Haciendo Scrapbooks Con Fotos Viejas

© 2010 Zaira-Ivette Sierra

Uno de los conceptos más populares en este momento en el mundo del scrapbooking es el "Proyecto 365". La idea de este "proyecto" es tomar una foto de tu vida cada día por un año. Esta colección de fotos creará un retrato de tu cotidianidad presente. Un hermoso record para las generaciones futuras.

La verdad es que el concepto del “Proyecto 365” es demasiado abrumador para mí. Estoy segura de que, si lo comenzara, sería uno más de mis proyectos abandonados en pocas semanas. Siento gran admiración (y hasta un poquito de envidia) hacia aquellas personas que se arriesgan a comenzarlo. Siento mayor admiración por quienes logran generar un producto terminado basado en el proyecto. Pero confieso, el mismo no es para mí.

Entonces, una mente creativa me presentó una idea basada en el “Proyecto 365” que sí le hablaba a mis intereses. En un artículo en su blog, Katie C. Nelson (también conocida como “Katie The Scrapbook Lady”), habla de su idea del “Proyecto 365 Inverso”: en lugar de tomar 365 fotos de su presente, rescataría 365 de su pasado, y contaría las historias tras las mismas. ¡Maravilloso concepto!


Ya sea que deseas trabajar con tus fotos “viejas” para iniciar un grandioso proyecto, o sólo deseas crear unas cuantas páginas con las mismas, te comparto unos consejos que bien podrían ser útiles:


1. CREA COPIAS DE TUS FOTOS VIEJAS


Es probable que las fotos que tengas de momentos del pasado sean fotos únicas. Quizás no existan más copias, o los negativos de las mismas esten extraviados. Afortunadamente, la tecnología te permite “digitalizar” tus fotos, sea en tu propio hogar, o con la ayuda de establecimientos comerciales. Idealmente, crearás una copia o archivo digital (o sea, “escanearás” las foto) y colocaras ese archivo en alguna forma de memoria, para referncia futura.

Para mi página “Día de los Padres”: Antes de incluso despegar las fotos del álbum magnético, puse las páginas completas en mi “escaner” y las digitalice todas. Luego de estar segura de tener esos archivos, comencé a despegarlas de las páginas.

2. NO ALTERES LAS IMAGENES ORIGINALES

Si quieres usar las fotos originales para crear tu scrapbook, considera seriamente mantenerlas en su tamaño y forma original. Si tus planes incluyen recortar las fotos, probablemente tendrás mas libertad y menos preocupación si trabajas con una copia creada de la digitalización que generaste. Una copia arruinada no es un gran dilema... Pero si la foto original se arruina, no hay mucho que se pueda hacer.

Para mi página “Día de los Padres”: Esta página, que realmente es parte del scrapbook de mi papá, utilicé las fotos originales. Mantuve su forma rectangular original, y solamente corte alrededor de 1/8 pulgada (aprox. 3mm) de cada borde para eliminar el daño que ya se reflejaba en los mismos, y para lograr un espacio entre las fotos sobre la página.


3. CUENTA LA HISTORIA


La magia de las fotos viejas es que tienen mucho que contar. Si cuentas con personas que puedan darte detalles sobre lo que las fotos muestran, aprovecha la oportunidad de documentarlos. Si no puedes rescatar los detalles de las fotos, habla sobre recuerdos relacionados a las personas, los lugares o las épocas que las fotos muestran.

Para mi página “Día de los Padres”: Confieso que los detalles de las fotos en esa página están perdidos en el tiempo. ¡Incluso deduje la fecha dejándome llevar por cómo mi hermano y yo lucimos en las mismas! Pero esas fotos despertaron recuerdos de tradiciones y emociones. Dado que esa era la información con la que contaba, fue esa la información que utilicé. Para mí era muy importante no dejar esas fotos mudas, lo que con el paso del tiempo las convertiría en fotos insignificantes. Mi propósito principal como scrapbooker es rescatar las historias de mi vida, lo cual hice tanto como pude con estas fotos.


4. DECORA PARA ENFATIZAR TUS HISTORIAS


La mayoría de las fotos viejas están muy ligadas a las historias que cuentan. Es precisamente de esas historias que emana su gran valor. También es muy probable que las mismas estén afectadas por el paso del tiempo. Todas estas cosas pueden hacer que cualquier detalle decorativo les robe la atención.

Cuando escojas las decoraciones que acompañarán esas fotos, considera usar colores neutrales o de tonalidades claras. Tanbien incluye detalles y técnicas que te ayuden a transmitir el valor histórico de las mismas.

Para mi página “Día de los Padres”: Aún cuando el blanco es mi color favorito para fondos de páginas, estas fotos lucen muchísimo mejor en un fondo crema (que quizás no se puede apreciar adecuadamente en la foto). Mis detalles decorativos se limitaron a dos bordes de pegatinas que apoyan el tema clásico y antiguo, enfatizando en las fotos como documentos históricos de la familia.

Sobre todo, recuerda que cuando trabajas con las fotos viejas de tus seres queridos estás haciéndole un regalo a tu familia. Fotos guardadas en cajas, o almacenadas en álbumes inadecuados pueden acabar irremediablemente deterioradas... y con ellas sus historias estarán perdidas. Unos momentos cada mes para trabajar con esas fotos viejas pueden ser muy enriquecedor para todos los que disfrutan tus álbumes... comenzando por ti.

Para las personas interesadas en el aspecto técnico de esta página, les presento el boceto del lado izquierdo de la misma, basado en el boceto básico (el lado derecho es, precisamente, el boceto básico):




---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Te interesa aprender más sobre el scrapbooking? ¡Entonces aprovecha ahora mismo la oportunidad de suscribirte gratuitamente a Hacer Scrapbooks!
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

◄ [Anterior] ¿Podré Rescatar Estas Fotos?
► [Siguiente] Cómo hacer una página de scrapbook, parte 1